La inteligencia artificial frente a las crisis · Innovit
La inteligencia artificial frente a las crisis
La inteligencia artificial frente a las crisis
12-12-2019 16:02

En un marco de crisis económicas o sociales, las empresas se enfrentan a situaciones fuera de un control inmediato. El mercado es cambiante, es dinámico, por lo que empresarios se están valiendo de tecnologías emergentes, como la Inteligencia Artificial, para la supervisión de sus procesos durante momentos de tensión económica o social. Es una manera de verificar cómo hacer cambios para mejorar su desempeño durante determinadas situaciones o ante una competencia cada vez más voraz.

Son claros los beneficios que suma la incorporación de este tipo de tecnología en las empresas, sobre todo en momentos de crisis en los que el personal humano encuentra barreras para el normal desempeño de sus tareas. Sin embargo, ha prevalecido el temor de que las nuevas máquinas o sistemas reemplacen la mano de obra humana, generando así una ola de desempleo. Hay que abandonar estas creencias, pues sistemas como la Inteligencia Artificial se proponen para la realización de actividades mecánicas o repetitivas, de modo que las personas se ocupen de las verdaderas complejidades que tiene toda empresa.

Pese a que la Inteligencia Artificial se presenta como una oportunidad para enfrentar las crisis en mercados inestables e impredecibles por el choque con variables que regulan su estabilidad, se calcula que en América Latina cerca del 14% de las empresas aplica esta tecnología en sus procesos, según datos de SAP, empresa alemana de software. Esta cifra debe ir en aumento si se quiere ir a la par con el crecimiento de una economía global.

Entre el temor y el optimismo

Es innegable la participación que cada vez gana la Inteligencia Artificial en el sector empresarial, sobre todo frente a una economía global que viene en descenso debido a las crisis sociales. ¿Esta es una amenaza para la mano de obra humana? Es cierto que la Inteligencia Artificial destruirá algunos empleos actualmente existentes, pero creará otros en los que los agentes humanos podrán demostrar sus capacidades frente a actividades más complejas. Con esto, se dejan de lado tareas mecánicas o repetitivas, se plantea de cierta forma la liberación de personal capaz de cumplir metas más ambiciosas.

Hay datos actuales que demuestran que la Inteligencia Artificial puede crear más empleos de los que puede suplantar. Se calcula que para este año, si se pierden 1,8 millones de empleos, al mismo tiempo se crearán 2,3 millones. Esto es así porque el personal humano siempre será necesario en líneas de producción, en la toma decisiones que implican cambios económicos, en estrategias para enfrentarse al mercado competitivo en el que hacen vida.

¿Hay una forma de gobernar ese futuro?

Carlota Pérez, en su libro Revoluciones tecnológicas y capital financiero, comenta que con una regulación adecuada y la adaptación a su uso podrán traer beneficios para el conjunto de la sociedad. Para ella, todas las tecnologías nuevas crean desempleo y luego generan un salto hacia adelante. Este nuevo paradigma de producción está basado, precisamente, en la convergencia de las nuevas tecnologías y la interface humano-máquina.

Para la Organización Internacional del Trabajo existe una forma de resolver el temor que sienten muchos ante la incorporación de este tipo de sistemas en los procesos de producción. Esto es generar una revolución del aprendizaje, la educación y la empleabilidad, pues permitirá manejar la aceptación de máquinas que piensan y ejecutan tareas. Propuestas como esta suponen que el personal humano se capacite cada vez más y mejor para ocuparse de actividades más complejas, que ameriten una intervención más profunda y comprometida con el proceso de crecimiento empresarial que se busca desde todos los sectores productivos.

Las empresas que han vivido situaciones de estallido social han tenido que repensar sus procesos para cumplir con sus actividades operativas. Un banco, por ejemplo, que en medio de una situación tensa deba cerrar sus oficinas por seguridad y resguardo, puede implementar un chatbot para la atención de sus clientes y la solución de problemas de manera oportuna. Además, se trata de tareas repetitivas que pueden ser resueltas por sistemas que aprenden solos y se alimentan de nuevos datos constantemente, para así resolver situaciones y brindar proyecciones.

Frente a un escenario así, en el que la Inteligencia Artificial es mirada con temor y recelo por el mito que se ha creado a su alrededor, su incorporación debe hacerse con honestidad y equilibrio. Esto se traduce en informar debidamente al personal involucrado en el nuevo proceso, hacerlo partícipe y plantearle la proyección hacia la que deben apuntar todos como equipo empresarial.

En palabras más resumidas, es necesario aclarar el nuevo modelo de producción con el apoyo de tecnología integrada para facilitar las tareas más exigentes, propuesto para liberar al personal humano de actividades que le impiden de ocuparse de otras complejidades. Visto así, este nuevo panorama no plantea la eliminación de mano de obra humana, sino que se propone nuevos retos frente a un panorama de competencia dinámica y cambiante.

Compartir


Otros artículos

Contáctanos

Éste sitio web usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de privacidad.